El interior de tu alma

El interior de tú alma…está la respuesta.

A veces en esta vida, necesitamos estar solos para poder encontrarnos a nosotros mismos, incluso a veces no sabemos ni quiénes somos en realidad, ni el porqué de nuestra existencia.

En este itinerario pasamos por distintas etapas de desarrollo personal, y sobrevivimos a momentos muy concretos que nos lleva a la desesperación y la desilusión.

Continuar leyendo

El camino de la libertad eterna

El camino de la libertad eterna.

Querido lector: El camino que recorras en este mismo minuto formará el principio o final de tú vida, porque todo dependerá de ti para alcanzar el camino de la libertad eterna, tú decidirás cuando comienza o terminará tu historia divina, porque todo comienza cuando nosotros decidimos ser libres de pensamientos negativos, y únicamente respiraras cuando tú alma este limpia de pensamientos impuros.

Continuar leyendo

Los sentimientos y la humildad

Los sentimientos y la humildad.

Cuando afloran sentimientos de una cruda realidad y sin esperanza de salir adelante, no podemos hacer nada por cambiar dichas sensaciones de alegría o tristeza. Pero podemos solidificar dicha emoción de una manera más apacible, llegando al sitio y abrirlos con cautela, experimentarlo te puede llevar a una ilusión o un desengaño, pero la personalidad de tu vida cambia, y cambia sin darte cuenta amigo o amiga mía, no somos perfectos…

Continuar leyendo

Interior espiritual

¿Sabes qué esconde el interior espiritual de la soledad?

Comenzaría explicándote que existen momentos en la vida, en los que necesitamos estar a solas para comprendernos o conocernos a nosotros mismos, y que es un habito interesante para descubrir que no somos los únicos que necesitamos ser escuchados en este mundo, y que existen otras personas que necesitan mucho más que tú, y que son capaces de salir adelante sin pararse en el camino.

Entrada al interior: 

Cuando nos sumergimos en el interior de una persona sin pensar nada a cambio, entramos en la etapa más avanzada que no conocíamos de nosotros mismos, llamémoslo: Conciencia.

Continuar leyendo